La falta de consentimiento en los delitos sexuales

0
96

Es conveniente recordar desde el inicio de este artículo que, cualquier contacto corporal de tipo sexual no consentido es delito de abuso sexual y no de coacciones leves.

Si bien, la jurisprudencia viene a exigir también que debe probarse el ánimo o el propósito libidinoso (es decir, la intención del acusado), lo cual en la práctica hace que sea muy difícil acreditar ante un tocamiento leve el elemento subjetivo del delito cuando las únicas declaraciones con las que se cuenta son las de las partes.

Señalar, que, respecto del consentimiento, este debe ser continuado y aparecer o seguir apareciendo en el momento inmediatamente anterior a la realización de los actos de contenido sexual, no bastando con que se hubiere manifestado con anterioridad y en otras circunstancias que una determinada persona tuviere permiso para tocar a la víctima.

Existe actualmente un debate respecto de la frágil línea de la violencia y la intimidación en los delitos sexuales, y cómo hay que entender la proyección del no de la víctima en estas figuras delictivas, proponiéndose por algunos especialistas y numerosos colectivos de defensa de las víctimas de delitos contra la libertad sexual, que debería existir un tipo básico del delito en el que primara la falta de consentimiento y respecto de él se le sumaran las distintas agravantes, dejándose de hablar de diversos tipos penales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí