CONTRATACIÓN MERCANTIL: el contrato de FRANQUICIA

0
244

Tal y como se viene reconociendo por la jurisprudencia, la franquicia es un método de colaboración entre empresas independientes (jurídica y económicamente), conforme al cual la empresa franquiciadora es titular de una marca, patente, método o técnica de fabricación o actividad industrial y comercial que previamente ha prestigiado en el mercado, y que concede a la empresa franquiciadora el derecho a explotarla bajo ciertas condiciones de control, por un tiempo y zona delimitados, a cambio de una prestación económica que suele fijarse con un canon inicial que se complementa con entregas sucesivas en relación a las ventas efectuadas.

El vínculo contractual entre las partes es complejo, pues se presentan cara al mercado como una unidad económica integrada (red de franquicia), que se caracteriza por un método homogéneo de comercialización, de prestación de servicios o de fabricación de determinados productos, mediante el seguimiento y control del franquiciador sobre la actividad de cada uno de los franquiciados que conforman la red.

Como atractivos más destacables del desarrollo de la actividad comercial en régimen de franquicia, destacamos: la mejora de la distribución de productos y de la prestación de servicios, el crecimiento más rápido de los negocios que así adquieren experiencia e imagen de marca, y la uniformidad en la recepción del producto o servicio para el consumidor que aumenta su confianza en la empresa.

Siendo el precio el elemento objetivo del contrato, resulta su elemento esencial en este contrato mercantil el saber hacer o “know how”, definido como el conjunto de conocimientos prácticos no patentados, derivados de la experiencia del franquiciador y verificados por este, y que es secreto, sustancial e identificado. Este saber hacer se suele contener en un documento denominado manual operativo de la franquicia.

Entre las principales obligaciones del franquiciador destacamos que: entregará al franquiciado los elementos que le permitan iniciar la actividad objeto de la franquicia, le prestará asistencia técnica y/o comercial, y comunicará sus datos al Registro de Franquiciadores.

Son las principales obligaciones para el franquiciado el explotar la franquicia en los términos convenidos y el pago al franquiciador del precio o renta estipulados (canon inicial y cánones periódicos).

Es un contrato que mayoritariamente se pacta por un tiempo indefinido (siendo los plazos más habituales cinco o diez años), aunque se puede renovar por sucesivos periodos si así se pacta.

Son causas de extinción del contrato, además del mutuo acuerdo, la resolución por incumplimiento contractual o por imposibilidad sobrevenida de explotar la empresa franquiciada, el cumplimiento del término pactado y el desistimiento unilateral. Por ello, destacamos como principales efectos de esta extinción, el cese de la actividad y la posible restitución de elementos, la liquidación de operaciones entre las partes, el pacto de prohibición de competencia, y en su caso, una posible indemnización por incumplimiento y/o por daños ocasionados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí