La formación continua en la empresa

0
69

Ante los continuos cambios en el mercado (globalización, internacionalización, revolución tecnológica, …), y la consiguiente necesidad de adaptación de nuestras empresas, la formación continua se presenta como la vía para obtener el éxito necesario, con incremento de nuestra productividad y competitividad, al adaptar los conocimientos, competencias y habilidades de los recursos humanos a las nuevas necesidades.

En España, a pesar de los numerosos recursos destinados por las administraciones públicas, el hecho de concentrar la oferta en propuestas generalistas y poco adaptadas a la concreta necesidad de la empresa hace que se perciba dicha formación como de baja calidad. También dificulta que las personas que obtienen un trabajo continúen formándose el hecho de que ya se haya conseguido el empleo, y la necesidad del trabajador de conciliar su vida personal y familiar.

El Plan de Recursos Humanos debe estar alineado con el Plan Estratégico de la empresa, y debe contar con un plan de formación adecuado a las necesidades del trabajador a medio y largo plazo, que, partiendo de un diagnóstico previo de necesidades, dé respuesta a la progresión y desarrollo del negocio, lográndose además el efecto positivo de reforzar la implicación, motivación y desempeño del trabajador.

Todos los agentes que intervienen en la formación en el trabajo (empresas, administraciones, sindicatos, centros educativos, …) deben coincidir en dotar de dinamismo, flexibilidad y reputación a todo el sistema de formación continua del país. Y ello, atendido los beneficios que para las partes reporta un exitoso sistema de formación continua:

  • Para los trabajadores: adquieren nuevas competencias y habilidades en su carrera profesional, sintiéndose más satisfechos, motivados y confiados en el cumplimiento de sus obligaciones, reduciendo los errores y accidentes laborales, y la coordinación con otros empleados, y participando e innovando en las tareas propias de su puesto de trabajo, consiguiendo en definitiva un mejor desempeño en la organización
  • Para las empresas: se refuerza la cultura organizacional, con un mejor reparto de las funciones del personal, reduciéndose los índices de rotación del personal, e incrementando la reputación de la empresa, la innovación y los resultados económicos globales

Para desarrollar un adecuado programa formativo en la organización, debemos seguir una secuencia lógica: identificando las necesidades formativas en la empresa, diseñando el plan formativo (cursos presenciales, in company, online, …), analizando los resultados alcanzados y efectuando propuestas de mejora para los sucesivos ejercicios de ejecución del plan formativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí