IRPF. El mínimo personal y familiar exento.

0
104

El IRPF tiene algunos mecanismos para la adecuación del impuesto a las circunstancias personales y familiares, siendo el más destacable el llamado “mínimo personal y familiar” que constituye la parte de la base liquidable que, por destinarse a satisfacer las necesidades básicas personales y familiares del contribuyente, no se somete a la tributación del impuesto.

Se trata de una técnica tributaria mediante la cual, la administración se asegura que en un extenso y flexible primer tramo se gravan los ingresos a tipo cero, igualando a todos los contribuyentes con igual situación familiar, y garantizando que la cobertura de las necesidades vitales de los ciudadanos no tribute.

El mínimo personal y familiar será el resultado de sumar el mínimo del contribuyente y los mínimos por descendientes, ascendientes y discapacidad, incrementados o disminuidos a efectos de cálculo del gravamen autonómico en los importes que hayan sido aprobados por la Comunidad Autónoma respectiva.

En cuanto al mínimo por contribuyente, se establece una cantidad fija con carácter general por contribuyente o por unidad familiar, que se incrementa en el supuesto de que algún contribuyente sea mayor de 65 años.

Respecto del mínimo por descendiente (natural, adoptado o acogido), el mismo debe ser menor de 25 años o tener un grado de discapacidad igual o superior al 33%, vivir con el contribuyente o tener dependencia económica con el mismo, y no tener rentas superiores a una determinada cantidad, ni obligación de presentar declaración por el impuesto. La cuantía de la reducción varía por el número y la edad de los descendientes.

En cuanto al mínimo por ascendiente, el mismo debe ser mayor de 65 años, vivir con el contribuyente al menos la mitad del año, y no tener rentas superiores a una determinada cantidad, ni obligación de presentar declaración por el impuesto. La cuantía de la reducción varía por la edad de los ascendientes.

Finalmente, y respecto al mínimo por discapacidad, se establece una cuantía fija con carácter general, la cual se puede ver acrecentada si la discapacidad es igual o superior al 65%, y también en el supuesto de que se necesite la ayuda de terceras personas o por motivos de movilidad reducida. Se establecen ayudas tanto para la situación de discapacidad como para la de ascendientes o descendientes, si bien en estos últimos casos habrá que estar a la fecha del devengo y se deberá tener con carácter previo, derecho a la aplicación del mínimo por ascendientes o descendientes.

En el caso de que dos o más contribuyentes tienen derecho a la aplicación de alguno de estos mínimos, respecto de los mismos ascendientes o descendientes, su importe se prorrateará entre ellos por partes iguales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí