IRPF. El domicilio del contribuyente

0
132

Es la normativa fiscal la que establece la obligación de todo contribuyente, de comunicar a la administración tributaria el domicilio fiscal, y las variaciones que se produzcan en el mismo.

Resulta de gran trascendencia dicha comunicación, y la efectiva determinación del domicilio del contribuyente a los efectos de determinar cuál es su residencia fiscal, y por lo tanto cuál es la normativa y el sistema fiscal que le resulta aplicable (obligaciones, oficina de adscripción, lugar de notificaciones, …).

Se define el domicilio fiscal como el lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la administración tributaria. Y son concretas reglas de determinación del domicilio, las siguientes:

– para las personas físicas, su residencia habitual (lugar de permanencia durante al menos 183 días al año), donde desarrolla su trabajo, o el lugar donde efectivamente tenga centralizada la gestión administrativa y la dirección de sus actividades económicas en el supuesto de que venga desarrollándolas

– para las personas jurídicas, su domicilio social, si se realiza la efectiva gestión centralizada de sus negocios, o en caso de duda, donde radiquen los inmuebles de mayor valor

– para las personas jurídicas o entidades no residentes en territorio español, se establecen concretas normas de determinación de cuál se entenderá que es su domicilio fiscal

Resulta por ello imprescindible el concepto de residencia habitual, para cuya determinación la AEAT analizará datos y circunstancias personales que le indiquen que estamos ante dicha residencia (consumos de suministros, uso de tarjeta de crédito, …).

La normativa tributaria, además, exige a los sujetos que desarrollan actividades económicas, que declaren otros datos adicionales de localización (domicilio social, fiscal y de efectiva dirección de los negocios en territorio español, además de la referencia catastral de los distintos domicilios, el número de teléfono, e-mail, dominio de internet, …)

Se utilizarán específicos modelos de formularios, llamados modelos de declaración censal MOD-036, que también servirán para comunicar cualquier cambio o variación del domicilio.

Conviene señalar como norma de defensa para el sistema tributario que, no se pierde la condición de contribuyente por acreditación de una nueva residencia fiscal en un país o territorio considerado paraíso fiscal. Aplicándose la anterior regla tanto en el periodo impositivo en el que se efectúe el cambio de residencia, como durante los cuatro periodos impositivos posteriores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí